Socorro, la única

Cuando nadie apostó por los temas de inclusión a la diversidad, ella fue la única en apoyarlos.

Cuando incluso desde el interior de las filas perredistas, se cerraron las puertas a todas las iniciativas que pugnaban por los derechos de quienes somos una minoría, ella no tuvo empacho en impulsarlas.

Cuando aquellos que se dicen de izquierda, afirmaron que el respeto a los derechos de las personas “no son tan importantes”, ella señaló que una sociedad en la que no se defiendan las garantías más elementales, no puede decirse democrática.

Por eso que ahora que el morenovallismo ha ejecutado su venganza anunciada, yo tampoco tengo miedo en expresarle mi agradecimiento públicamente. Sé que esto me acarreará críticas, incluso al interior de mis propios hermanos en la diversidad, que no dejan de pensar que los políticos siempre van a actuar motivados por un cálculo electorero. Al fin y al cabo nuestros tiempos son los del descrédito en la clase gobernante. Pero es alegando a esos mismos derechos, que hago uso de mi libertad de expresión y de pensamiento.

La izquierda en Puebla tiene un antes y un después de Socorro Quezada. Las propias oficinas del partido han dejado de ser el lugar deprimente que antes eran, para convertirse en un lugar más digno. Mas esas son cuestiones que ya corresponderán juzgar a los perredistas. En lo que a mí compete y de manera muy personal, agradezco enormemente el apoyo de una verdadera mujer de izquierda, que no obstante las amenazas veladas, no se amilanó cuando se trató de comportarse de acuerdo a sus tiempos. Porque me parece increíble que en pleno año 2017 todavía haya quienes se opongan, por ejemplo, a los matrimonios igualitarios.

Socorro Quezada no se va por la puerta de atrás sino que se va por la puerta grande, ya que no hay mejor valía que saberse defenestrada y perseguida por el poder en turno. La bienaventuranza de su expulsión, será la vergüenza de quienes hoy ocupan la presidencia del partido y que apenas “ayer” fueron priistas, para después volverse panistas y hoy por supuesto, son morenovallistas.

Socorro, la única que apoyó a la diversidad sexual, cuando en Puebla y desde el gobierno parecía que esos temas ni siquiera se mencionaban. Socorro, la única que tomó la Tribuna para desempolvar la iniciativa de “Ley Agnes Torres”. Socorro, la única que tuvo el valor para defender el derecho de las mujeres para decidir sobre su propio cuerpo, aunque eso significara la crítica o la pérdida de votos.

Cuando la polvareda se disipe, habrá de verse quien de verdad trabajó para el pueblo.

¿Y qué valor puede tener la opinión de alguien que se publica en un blog que muy pocos leen?, se preguntarán. Pues el valor de saber que esta opinión no me la dictó nadie ni me pagaron por ella. Porque yo lo que pienso lo digo, o en su defecto lo escribo.

Porque tengo ojos y veo, pero mejor aún: porque a pesar de todo, yo tengo una opinión propia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s