Andrés Manuel, el homofóbico #saldelclosetAMLO

amlo

Por más que se quiera mostrar a sí mismo como reformador, liberal, izquierdista y hasta seguidor de Benito Juárez, Andrés Manuel López Obrador no puede ocultar sus filias ni sus fobias, en mi punto de vista cada vez más arraigadas a medida que camina rumbo al invierno de su vida.

Mientras la precandidata presidencial demócrata en los Estados Unidos centra su agenda en llegar a los grupos minoritarios como migrantes y homosexuales, en México, el aspirante “puntero” -diría yo el más adelantado -desprecia una y otra vez a ese sector que en parte, tanto lo ha apoyado.

La frase dicha en una entrevista a la W Radio la semana pasada, es una muestra exacerbada del carácter del político tabasqueño, quien más allá de estar a favor o en contra de los homosexuales, nunca se atreverá a decir algo que pueda restarle popularidad entre el grueso de la población, debido a que su apuesta es llegar a la gente pobre y de clase media, a sabiendas que ya con eso tiene más de la mitad de los votos asegurados.

Y es que ese es el punto. Si López Obrador tuviera visión de Estado, y de un Estado de Derecho el que hay cabida para todos los mundos -parafraseando al sup Marcos -, entendería que la columna vertebral de esa república amorosa con la que sueña está precisamente en otorgar derechos plenos a todas las minorías.

Sin esa bandera, la de la libertad, el respeto, la igualdad y la tolerancia, los políticos de izquierda se desdibujan y se convierten en iguales al resto de cualquier panista. ¿Qué diferencia puede haber entre aquel político de derecha que promete luchar contra la corrupción pero se opone a los matrimonios entre personas del mismo sexo y aquel otro político de izquierda, mesiánico, que promete luchar contra la corrupción pero se opone al matrimonio entre personas del mismo sexo? ¡Ninguna! En ese caso mejor votamos por el PAN.

La diferencia entre los políticos “y los partidos” -comillas a propósito para enfatizar -de izquierda y los de derecha radica justamente en esos temas que cruzan por las garantías individuales de las personas. El derecho al matrimonio “gay”, la eutanasia, el derecho a decidir sobre tu propio cuerpo, incluyendo esto último las sustancias que tú decidas consumir bajo tu propia responsabilidad y bajo tu propio riesgo.

Pero olvidémonos de todos los otros temas controversiales -aunque sé perfectamente que van de la mano uno con el otro -y centrémonos en el tema de los matrimonios entre homosexuales. ¿A quién le puede afectar realmente que dos personas unidas por el amor, decidan sellar sus vidas a través de un compromiso legal, que si bien para muchos -como yo -es innecesario, es fundamental en una sociedad como la nuestra, por las ventajas que representa en la adquisición de garantías, entre ellas la de la afiliación al seguro social, el reconocimiento patrimonial en pareja y la herencia?

Si Andrés Manuel López Obrador, quien según publicaciones internacionales, lleva oootra vez la delantera en la carrera por el 2018, considera “menos importantes” los temas relacionados con la agenda de los derechos de las personas, estamos fritos. ¿Cómo puede ser más importante el derecho de una persona que de otra? Lo he dicho y lo repito: como movimiento LGBT no pedimos dádivas: exigimos que se haga efectivo lo que ya está ahí, en las leyes, pues ya hasta la Suprema Corte dijo que es inconstitucional argüir que el matrimonio es solo entre hombres y mujeres. 

Y no me salgan ahora con eso de que las sociedades de convivencia se aprobaron bajo la égida de Andrés Manuel en el DF. Es tanto como querer justificar lo injustificable. Las sociedades de convivencia -precursoras del matrimonio gay -fueron aprobadas en 2005 cuando el jefe de Gobierno ya era Alejandro Encinas. ¿Por qué? Por una sola razón: López Obrador las bloqueó todo el tiempo que fue jefe de gobierno porque así lo había pactado con la Iglesia, pues ya desde entonces quería ser presidente y no deseaba echarse encima a un sector tan poderoso.

Y ya ven, de todas maneras ahí está: ni la Iglesia lo apoyó, ni fue presidente de la república y de todas maneras no contó con el apoyo de amplios sectores en el LGBT. Al menos mi voto no lo tuvo en 2006 y fue por esa precisa razón.

López Obrador es homofóbico en el fondo, no sé si por su formación católica, porque en verdad no ha podido digerir el hecho de que haya personas que se enamoren de otras de su mismo género, o solo porque no quiere comprometerse a sabiendas de que en amplios sectores de la población mexicana todavía se mal miran esas uniones. ¿Y sabe qué señor López? Un “juarista” que tiene miedo a reconocer los derechos de los homosexuales por lo que ellos implicarían entre los grupos conservadores, resulta todavía peor que el más ultra de los panistas. Por lo menos con estos ya sabemos a lo que le tiramos y no albergamos esperanza de nada.

Desde mi punto de vista y perdónenme que lo diga, López Obrador sólo piensa en su ambición, en su obsesión diría yo, en su sueño frustrado de ser presidente y para lograrlo está dispuesto a muchas cosas, como “mochar” de la agenda de su partido -que curiosamente tiene una Secretaría de la Diversidad Sexual -los temas que podrían posicionarlo como un estadista, como un reformador, como el líder visionario que siempre ha querido ser y no ha podido, porque no le alcanza la mentalidad ni los votos. Es una cuestión de cálculo político y él no quiere pagar el precio.

Como dijo The Economist en su célebre artículo en donde tundió al presidente Peña Nieto: México merece algo más que un líder mesiánico que se enfila a los 70 años sin querer adaptarse al país que pretende gobernar y López, eso lo digo yo, López Obrador tampoco entiende que no entiende. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s